Recuerda que disponemos de una sección donde damos respuesta a algunas de las preguntas o dudas que tengas!
marruecos25.jpg

Día 4 - Cascadas de Ouzoud

El tercer día concertamos (también con el Riad), una excursión a las cascadas de Ouzoud. Nos recogió una furgoneta temprano al lado del Riad y nos dirigimos hacia el destino que estaba a unas dos horas en coche. Las distancias en Marruecos no es que sean muy extensas, sino que las carreteras no están para nada acondicionadas, y por lo tanto tardas más en llegar al destino.

Llegamos a un pequeño pueblo con pocos habitantes y sin mucho interés, donde nos esperaba un hombre y más personas que venían para realizar también la excursión, y empezamos la ruta.

La caminata se adentraba en unos campos de olivos donde nos explicaron que ese árbol es muy típico de la zona, aunque ya lo habíamos adivinado por la cantidad que vimos desde la ventana en todo el recorrido en furgoneta. De hecho Ouzoud es una palabra beréber que significa <oliva> y que hace referencia a todos esos olivos que te encuentras por el camino para acceder a la zona de las cascadas.

Después de andar durante una media hora llegamos a la orilla del río y empezamos a subirlo corriente arriba. Y, finalmente, llegamos a las cascadas!!! Era impresionante!! Nos contaron que las cascadas de Ouzoud están entre las más altas y caudalosas de África. Hay unas especies de barcas, un tanto rústicas, en las que te puedes montar y pasar casi por debajo de la cascada, pero cuidado que te mojas! Nosotros no nos quisimos mojar y decidimos no montarnos.

Estuvimos allí bastante rato haciendo fotos y disfrutando del sitio, y comimos en uno de los restaurantes que había en uno de los lados de la cascada con unas vistas increíbles. Pedimos tallin, cuscus, pinchitos, un poco de todo.... y nos pusimos las botas!! Es un sitio muy tranquilo y la verdad que bastante relajante. El agua, el sitio... invitan a desconectar y a vivir una experiencia increíble.  

Finalmente terminamos de subir por el lado opuesto por el que habíamos ido bajando. Cuando llegamos arriba había varios miradores desde donde había unas bonitas vistas de toda la cascada y de toda la zona. Pero lo que más te sorprenderá es que había un montón de monosss!!! Estaban allí descansando, otros jugando, comiendo, y si podían iban robando cosas que poder meterse a la boca de las maletas y de los bolsos de la gente… estaban más que en la gloria los monos!!

Y ya nos fuimos de camino a la furgoneta que nos quedaba todo el camino de vuelta. A la vuelta, la furgo volvió a parar esta vez en una tienda para que compraremos artesanía de la zona… las consecuencias de ir en viajes organizados…. como echaba de menos un cochecito alquilado… Llegamos a Marrakech, cenamos en la terraza donde estuvimos uno de los primeros días tomando té, y comimos pizza admirando la vistas que teníamos sobre la Plaza Jemma el-Fna, unas vistas que todavía no hemos podido olvidar. 

Tags: Viajes África Fin de Semana Escapada Marruecos

Deja tus comentarios

Publicar comentario como invitado

0

Comentarios (1)