Recuerda que disponemos de una sección donde damos respuesta a algunas de las preguntas o dudas que tengas!
Japon0.jpg

Japón en 17 días

Japón era un destino que teníamos en mente desde hacía mucho; geishas, sushi, templos, Tokio, el momiji, sake, samurais... Ha sido un viaje maravilloso y lleno de nuevas vivencias y experiencias. Volvemos con las maletas llenas de sentimientos y con el corazón contento, es lo que tiene VIAJAR, y nosotros cada vez estamos más enganchados a esta sensación. 


Viaje de 17 días a Japón.

Ya desde el avión escribimos estas lineas después de un viaje a lo largo y ancho de Japón en el que hemos estado 16 días, conociendo este país que tanto nos ha gustado, y que tanto hemos disfrutado. Teníamos el listón muy alto y lo ha superado con creces. Hemos descubierto nuevos sabores, nuevos idiomas, conociendo mejor una religión que nos pilla un poco de lejos (la budista y la sintoísta), hemos vivido el día a día de una de las ciudades más habitadas del mundo, hemos sentido la naturaleza tan preciosa que nos ha brindado el otoño japonés, y hemos intentado conocer un poco como es este pueblo del que tantos kilómetros nos separan…

En esta aventura hemos conocido primero un poco más el Japón íntimo y ancestral para terminar en Tokio, ciudad de luces y neones, donde nunca te aburrirás por que los japoneses saben pasárselo muy bien! Creo que ha sido un viaje muy completo, y aunque nos han quedado en el tintero un par de cosas por falta de tiempo (Monte Fuji, Nikko), estamos contentos del itinerario que hemos hecho y que nos ha llevado por medio Japón.

Este ha sido nuestro itinerario del viaje;

Fhusimi Inari Tahisa en Kyoto.

  • Kioto.- Ciudad que merece la pena visitar, mezcla de tradición y modernidad, con uno de los barrios más conocidos de geishas, Gion, el bambusal de Arashiyama y su infinidad de templos y sitios para comer, sobre todo en el barrio de Pontocho, además de Fushimi Inari Tahisa, uno de los sitios que teníamos más ganas de ver. También hay que mencionar la excursión a Nara, en la cual disfrutamos de uno de los parques más preciosos que hemos visto jamás, esta ciudad es casa de centenares de ciervos de lo más simpáticos, y de uno de los templos que más nos impresionaron (Todai-ji), donde está el Gran Buda de Nara. (Leer Kyoto...)

 

Cúpula de la bomba atómica en Hiroshima.

  • Hiroshima.- Esta ciudad nos sorprendió muchísimo, ciudad grandecilla, pero cómoda para ver, porque está todo cerca o a pocas paradas de tranvía. Es una ciudad con mucho energía y que no te deja indiferente, cuando te vas algo se te remueve por dentro. Es una ciudad que marca y te hace pensar en muchas cosas. Ciudad moderna, con varias calles comerciales, y un plato estrella, el okonomiyaki. El parque de la Paz es un imprescindible, donde podrás hacerte una idea (aunque sea mínimamente) de todo lo que allí pasó cuando estalló la bomba atómica. (Leer Hiroshima...)

 

Tori flotante en la isla de Miyajima.

  • Miyajima.- Isla preciosa. Nos enamoramos del enorme tori que hay en la playa y del atardecer que allí contemplamos. Aunque lo que más llamo nuestra atención es la isla en si, ya que hicimos una rutilla de senderismo de unas 3 horas que nos llevó al punto más alto, desde donde hay unas vistas preciosas. Y además, ya que nuestro viaje ha coincidido con el otoño, hemos podido ver esa tonalidad de rojos que adquieren los arboles en estas fechas, no se puede explicar con palabras pero hemos visto paisajes que nunca se borraran de nuestras retinas. (Leer Miyajima...)

 

Barrio de Shinsekai en Osaka.

  • Osaka.- El pequeño Tokio! Aunque salvando las distancias, esta ciudad fue una muestra de lo que luego nos íbamos a encontrar en Tokio. Nos coincido con la noche de Halloween y vimos una pasarela de jóvenes disfrazados por las galerías de Tenjinbashi-suji. Además vistamos el barrio Amera-mura, comido una de las mejores carnes del mundo (la carne de Kobe), visitado su castillo, y paseado por las noches por el barrio de Dotombori. (Leer Osaka...)

 

Detalle del cementario en Koya-san.

  • Koya-san.- Visita corta pero intensa, ya que solo pasamos aquí un día. Nos dio tiempo a conocer lo fundamental de este pueblo, con el cementerio como monumento estrella, y a alojarnos en un albergue, con la peculiaridad de que estaba dentro de un templo de monjes budistas. Fue una experiencia preciosa gracias a los monjes que fueron un encanto, al pueblo que es precioso, y al tipo de alojamiento, que aunque era un albergue parecía más un ryokan.

 

Foto en la entrada del Takayama Matsuri Yataikaikan.

  • Takayama.- Para llegar a este pueblo hicimos un viaje de unas 3 horas en tren por uno de los viajes más bonitos que nunca hayamos hecho, ya que este pueblo se encuentra en los llamados Alpes japoneses y os podéis imaginar las vistas y los parajes por los que pasamos en nuestro recorrido en tren. Una vez llegado al pueblo es acogedor, con un templo en cada esquina, unas calles tranquilas, un río por el que pasear, dos mercados matutinos curiosos de conocer. Uno de los muchos pueblos preciosos que nos ofrece Japón y que hemos tenido la suerte de conocer. Nos quedo pendiente la excursión a Shirakawa-go, que no pudimos hacer por falta de tiempo. (Leer Takayama...)

 

Barrio de geishas en Kanazawa.

  • Kanazawa.- Ciudad más grande y moderna, pero con dos de los barrios que más nos gustaron de todo el viaje, el barrio de los samurais, y otro barrio de geishas. Tenemos que decir que aunque el barrio de Gion en Kyoto es el más conocido, para nosotros este nos pareció más bonito. Además de un mercado de pescado, y un castillo también dignos de ver. (Leer Kanazawa...)

 

En Kabukicho, una de las calles más importantes del barrio de Shinjuku.

  • Tokio.- El fin de un viaje sensacional queríamos hacerlo a lo grande, y lo conseguimos con esta ciudad. Después de tantos pueblos, naturaleza, mar, toris, y templos, queríamos vivir esa otra cara que tiene Japón, la cara del anime, de los rascacielos, los karaokes, los restaurantes de sushi de cinta transportadoras, los neones, gente en el metro, de esa paso de cebra que marea con mirarlo en Shibuya, del skyline desde Odaiba, de gente jugando al Pokemon Go, la moda kawaii, Takeshita-dori, videojuegos, y que nos entre nostalgia recordando nuestra infancia con Bola de dragón o Sailormoon…. Y hemos disfrutado como enanos! Esta ciudad hay que vivirla y sentirla. También hicimos una excursión de un día al pueblo cercano de Kamakura, donde pudimos ver el Gran Buda de Kamakura. Un buda de impresionantes dimensiones al aire libre!! (Leer Tokyo...)

En cuanto a su gente, nos hemos dado cuenta que son amables, ordenados, respetuosos, y muy silenciosos en el metro, aunque luego en algún comercio se ponían en la puerta a pegar chillidos vendiendo sus productos. Sorben la sopa, comen mucho arroz, y suelen comer rápido e irse, ellos no conocen aún lo que es nuestra sobremesa, jajaja. A las chicas les gusta mucho ir a la moda y maquillarse, siguen las ultimisimas tendencias, y todas usan lentillas de colores. Todos se quedan dormidos en el metro (cosa normal en casi todos las ciudades con metro), lo curioso es que adquieren unas posturas un tanto curiosas. Muchos usan mascarillas en la cara, es una práctica que está muy extendida y, aunque nos pueda resultar un tanto extraño, ellos lo hacen por respeto a los demás cuando están resfriados. Les encanta el beisbol. Reciclan mucho más que nosotros, y además tienen una manera rara de separar la basura, en combustible e incombustible. Las chicas se visten mucho más con kimono de los que nos habíamos imaginado, ya que no es raro encontrarse a muchas mujeres, jóvenes y mayores vestidas así. Son un pueblo que aprende de sus errores y no mira al pasado con rencor, sobre todo lo decimos por lo que pudimos sentir en Hiroshima. La manera tan respetuosa que tienen de inclinarse, para saludar o despedirse. Y por último no podemos dejar de hablar de esos cuartos de baños y esos WC!!!

Estas son unas pequeñas pinceladas que hemos podido observar en nuestros días por Japón, y hay que decir que todos no son iguales, ya que en los pueblos eran un poco más tímidos, y en Osaka eran mucho más ruidosos y abiertos. Lo que si nos ha quedado claro es que son una sociedad con unas tradiciones muy arraigadas, pero muy modernos, son agradables, simpáticos y una gente que han hecho que nuestro viaje haya sido perfecto.

En estas semanas tenemos en mente hacer varios post sobre los pueblos que hemos visitado, y contaros un poco nuestras experiencias. Esperamos que os interesen y os sean de ayuda!

Tags: Viajes Asia Japón Kioto Hiroshima Miyajima Osaka Koya-san Takayama Kanazawa Tokio

Deja tus comentarios

Publicar comentario como invitado

0

Comentarios

  • No se encontraron comentarios