Recuerda que disponemos de una sección donde damos respuesta a algunas de las preguntas o dudas que tengas!
Japon18.jpg

Que ver en Kyoto

Capital del país durante más de 1000 años, en Kyoto se deja notar lo más tradicional y antiguo, barrios llenos de tradición, templos, pagodas, el barrio de Arashiyama... es una ciudad que te encantará! A nosotros nos dejó fascinados y fue un inicio del viaje que no olvidaremos.


Los imprescindibles de Kyoto. 

Nuestro primer destino en el país Nipón fue una de las ciudades más importantes de todo Japón, Kyoto, empezábamos fuerte. Es de las ciudades más grandes del país, y fue capital de Japón durante los años 794 hasta 1868, lo que dejó muchos templos importantes. Además de eso, durante la segunda guerra mundial, fue una de las pocas ciudades que escapó de los bombardeos. Como veis es una ciudad con un sinfín de posibilidades y de cosas que hacer, por lo que como estaríamos pocos días, nos tuvimos que organizar para ver lo que nosotros consideramos más importante.

Lo que no te puedes perder en Kyoto:

  • Fushimi Inari-taisha:

Este enorme conjunto de templos en la ladera de la montaña, con su infinidad de toriis, fue lo primero que queríamos visitar de Kyoto. Está situado a una media hora del centro de la ciudad, y es muy fácil llegar usando el metro, utilizando la linea Nara de JR. Entrar al recinto es totalmente gratuito, y una vez dentro, lo que tienes que hacer es perderte por todos los caminos e ir descubriendo este impresionante complejo lleno de toriis. Toris de un naranja tan bonito y tan característico que nunca olvidaras esa tonalidad.

Fushimi Inari-taisha tiene un total de 5 santuarios, además de un sendero con más de 4 kilometros lleno de toriis que sube en zigzag por la ladera, y aunque nosotros no lo hicimos entero,  nos quedamos con las ganas de llegar a la cima, desde donde se tiene que ver una panorámica muy bonita de la ciudad.

Este complejo de templos en un primer momento se hizo para venerar a los dioses del arroz y de las cosechas, sin embargo más adelante, cuando la agricultura fue a menos, se empezó a dedicar a la prosperidad de los negocios. Comerciantes y empresarios donan toriis que cuestan entre 4.000 y 10.000 euros.

Aunque llegamos temprano, había cantidad de gente y las primeras partes del sendero estaban llenas. Pero en el momento que vas subiendo es fácil encontrar sitios en los que estarás solo, y así disfrutar mejor del lugar.

  • Kiyomizu-dera:

Es el templo icónico y de obligada visita si vas a la ciudad de Kyoto. Con la ciudad a sus pies, es el templo más elevado de la ciudad y desde allí podrás tener unas vistas impresionantes. Tiene dos pagodas en su periferia muy bonitas de ver, y además, puedes aprovechar para dar una vuelta por sus alrededores, que merecen mucho la pena. La entrada cuesta unos 300 yenes.

Se construyó en el 798, fue reconstruido en el 1633, y ahora están de nuevo en obras y tiene una de las partes más importante llena de andamios (la gran terraza Hondō), pero bueno, aún así es precioso. Tiene una arquitectura única de madera que impresiona.

En los alrededores encontrareis varias calles comerciales abarrotadas de gente y comercios, aunque un poco agobiante a ciertas horas, conviene darse una vuelta por la zona. Además cerca de Kiyomizu-dera, hay un barrio que merece la pena visitar si contáis con tiempo, con dos calles especialmente, las cuales algunas guías las califican como las más bonitas de todo Japón, que son Ninen-zaka y Sannen-zaka.

  • Ponto-chō:

Uno de los mejores lugares para cenar y pasear por las noches. Está basado en estrechos callejones llenos de restaurantes y sitios para cenar. La calle transcurre bordeando el río y si quieres algún restaurante con bonitas vistas y terrazas encontrarás muchos, aunque mucho más caros. Nosotros estuvimos cenando en dos ocasiones en esa zona, la primera noche al final de la zona de Ponto-cho en “Tottori & shimare fishin port” y la segunda noche en “Chao chao sanjo Kiyamachi”. Este último especializados en gyonzas, a cual más bueno! Super recomendado!!

  • Kinkaku-ji:

Es otro templo muy importante de Kyoto. Originariamente se construyó en 1397 como villa de descanso del shögun (persona que de forma totalitaria gobernaba Japón en nombre del emperador entre 1192 y 1867). El pabellón principal de este templo es lo más importante, y es reconocido por el color oro que lo caracteriza. Dicen que si vas a verlo en un día soleado tienes que ponerte gafas de sol para poder verlo. Desgraciadamente nosotros lo vimos un día de lluvia y no podemos deciros si es verdad, o solo leyenda. Además del pabellón principal tiene un amplio jardín precioso, como todos los jardines de Japón, cuidado con esmero y perfecto, sin embargo nosotros no pudimos disfrutarlo debido a la lluvia que nos cayó. La entrada cuesta 400 yenes.

  • Gion:

Otro de los barrios que no te puedes perder en Kyoto, el barrio de geishas de la ciudad. Hay que pasear y perderse por sus calles y con suerte ver alguna geisha!! Es una misión un tanto difícil ya que quedan pocas y son escurridizas, pero no desesperes que en cuanto menos lo esperas la ves! Os recomendamos empezar el paseo por la calle Hanamikoji Dori y ya perderte por las callejuelas del barrio.

  • Arashiyama:

Situado a las afueras de Kyoto es un barrio que queríamos ver por su famoso bambusal. Aunque lo más característico de esta zona es eso, hay que decir que todo el entorno que lo rodea es mágico, lleno de templos, jardines, árboles… nosotros fuimos en la época del momiji, en otoño, y quizás fue en este sitio donde vimos los más bonitos colores que nos ofrece este época del año, sobre todo en el jardín del templo Tenryū-ji. Este jardín zen es uno de los más bonitos de Arashiyama, con la montaña de fondo y el estanque. Al lado de este templo, y subiendo por un sendero encontraras el bambusal, los verdes y altos tallos de bambú te dejaran sin habla.

La zona está llena de templos y cuesta dinero entrar en cada uno de ellos, así que solo entramos en el Templo Tenryū-ji y en el Giō-ji, situado un poco más adelante. Este último es un pequeño templo rodeado de un jardín verde lleno de musgo y de plantas super acogedor. No es el jardín más impresionante, pero si uno de los más bonitos que nosotros pudimos ver. Si te quedas con ganas de ver más, encontrarás muchos. Nosotros después de ver esos templos y disfrutar del bambusal, paseamos por sus bonitas calles.

Por último haceros una recomendación; si estáis en Kyoto mas de dos o tres días, podéis dedicar uno de ellos ha hacer una excursión de un día a Nara, ciudad que se encuentra a media hora de Kyoto, llena de templos, parques y muchos ciervos! Os encantará!

Tags: Viajes Asia Japón Kioto Fushimi Inari-taisha Kiyomizu-dera Ponto-chō Kinkaku-ji Gion Arashiyama

Deja tus comentarios

Publicar comentario como invitado

0

Comentarios

  • No se encontraron comentarios