Recuerda que disponemos de una sección donde damos respuesta a algunas de las preguntas o dudas que tengas!
Miyajima-5.jpg

La isla de Miyajima y su famoso torii

Cerca de Hiroshima se encuentra la preciosa isla de Miyajima, una visita obligada si te encuentras por la zona; ya que tiene uno de los toriis más bonitos de todo el país. 


Que ver en Miyajima en un día. 

Esta es una excursión perfecta de un día desde la ciudad de Hiroshima. Así que decidimos que nuestro segundo día en Hiroshima lo dedicaríamos a ver esta isla cercana.

Miyajima es una pequeña isla declarada patrimonio Mundial de la Unesco y uno de los destinos más turísticos de Japón. Además de por su vegetación, las vistas desde lo alto de la isla, muchos templos, ciervos… y lo más característico, su gran torii (puerta santuario) de ese color bermellón tan característico de los toriis japoneses. Parece flotar sobre las olas cuando sube la marea, ya que este torii, el Itsukushima-jinja, se encuentra en la playa sobre el agua. Al subir la marea se forma una imagen preciosa y está considerada una de las tres mejores vistas de Japón.

Para llegar a la isla tendrás que hacerlo en ferry desde la estación de Miyajima-guchi; el ferry es gratuito si cuentas con el JR Pass, que era nuestro caso. A la estación de ferry se puede llegar en tren desde Hiroshima cogiendo la linea Sanyo Line con dirección sur, la encontrarás en la vía 1 de la estación de Hiroshima. Al llegar a la isla es aconsejable que os fijéis en los horarios de los ferrys de vuelta, para organizaros el día en Miyajima. Al salir del muelle os encontrareis muchos ciervos, como cuando estuvimos en la ciudad de Nara, y al fondo del paseo marítimo veréis el famoso torii, a unos 300 metros.

Cuando llegamos, a primera hora de la mañana, la marea estaba bastante baja, y por lo tanto el torii se encontraba sobre la arena mojada. Estuvimos dando una vuelta por todo el pueblo, que en realidad son un par de calles, la calle con comercios, Omotesando, que es la más importante, y la calle con restaurantes, Machiya-dōri. Decidimos investigar un poco más la isla y volveríamos más tarde cuando la marea estuviera alta para ver le tori en todo su esplendor.

La isla tiene un monte sagrado llamado Misen, que se encuentra a 530 metros sobre el nivel del mar. Decidimos subirlo, ya que desde lo alto hay unas vistas impresionantes de la isla, además de templos y una vegetación preciosa, sobre todo en otoño (la época en la que fuimos) donde se produce su famoso Momiji. Para llegar al monte Misen se puede subir andando o en teleférico, nosotros decidimos subir en el teleférico y bajar andando y así ir viendo varios templos que se encontraban por el camino. El teleférico hace el recorrido en dos tramos y en unos 30 minutos te deja a los pies de la cúspide, nos costó 1000 yenes la subida. Una vez arriba hay un mirador 360 grados con una panorámica preciosa. Esta es una montaña sagrada ya que Kōbō Daishi (uno de los monjes mas importantes del budismo shingón) estuvo aquí meditando durante 100 días después de su peregrinaje por China. Allí encontrarmos un sendero, hay que estar atentos a los carteles que vas viendo por el camino, y varios templos y santuarios, Misen Hondo, santuario de Miyajima, sala del Sankido, templo Okunoin, la puerta Niuomon, el mirador del monte Misen… es un agradable paseo.

Vistas desde arriba del Monte Misen.

La bajada se hace en unos 45 minutos, sin embargo nosotros le dedicamos un poco más para pasear y disfrutar de aquel entorno tan bonito. La bajada termina llegando de nuevo al pueblo y a uno de los templos más importante de Miyajima: el templo Daisho-in. Sin embargo estuvimos tanto tiempo en el monte que era un poco tarde y decidimos ir a comer y no entrar a este templo. Posteriormente hemos visto algunas fotos y es realmente bonito. Si podéis tenéis que entrar, nosotros lo cambiamos por disfrutar de una ruta de senderismo preciosa.

Monje en el Monte Misen.

No os recomendamos que subais al monte Misen andando, ya que son muchas escaleras y se necesita estar en muy buena forma para poder subir, ademas si contáis con solo un dia en la isla y no haces noche allí, perderéis mucho tiempo en la subida. Así que lo mas recomendable es hacer los dos trayectos en teleferico, o, como hicimos nosotros, la subida en teleférico, y la bajada andando. Aunque esto es solo una recomendación, y en vuestras manos queda la visita a la isla.

Una vez abajo dimos unas vueltas por las calles principales, por el parque que allí se encuentra con un bonito puente de color rojo y vimos varios templos y pagodas. Finalmente entramos en el santuario budista Itsukushima-jinja. Con una historia que se remonta a finales del siglo VI, este santuario es lo que realmente da fama a la isla. Su estructura, parecida a un muelle, se debe al estatus sagrado de la isla: los plebeyos no podían pisarla y accedían al santuario en barco a través del torii de la bahía.

La entrada cuesta 300 yenes, y aunque el santuario es bonito, lo más importante es la vista que tiene del torii. Ya que aunque el torii se ve desde toda la isla, es desde este punto desde donde se encuentra más cercano y más céntrico. Aunque había mucha gente, se puede encontrar algunos rincones donde fotografiarlo. Nosotros estuvimos durante mucho tiempo admirándolo mientras se ponía el sol, fue una experiencia maravillosa. Después de pasar más de una hora aquí y ver como anochecía nos despedimos de la isla y pusimos rumbo al muelle para coger el ferry de vuelta a Hiroshima. No sin antes comernos un momiji manju, pastel buenísimo con varios sabores, y con una forma muy característica de una hoja de arce japonés.

El sol cae en la isla de Miyajima.

Tags: Viajes Asia Japón Hiroshima Miyajima Torii Monte Misen Itsukushima-jinja

Deja tus comentarios

Publicar comentario como invitado

0

Comentarios (1)