Recuerda que disponemos de una sección donde damos respuesta a algunas de las preguntas o dudas que tengas!
rumania01.jpg

Sinaia y Bran - Un paseo por los castillos más bonitos de toda Rumanía

Después de la capital, empieza nuestro viaje por Transilvania!! Quizás lo mas fascinante y espectacular de toda esta zona sea estos pueblos en los cuales se encuentran dos de los castillos más bonitos de toda Rumanía. Dos pueblos con todo el encanto del país y con dos monumentos que no pueden faltar en tu viaje!!! 


SINAIA

Empezamos nuestra ruta por Transilvania en este pequeño pueblo insertado en las colinas del Parque Natural de Bucegi. Es un pueblo pequeño con mucho encanto y con unas calles en las que pasear es un placer. Quizás no sea uno de los pueblos donde detenerse por varias horas, ya que es muy pequeño, pero si es un punto de paso precioso para ver uno de los lugares más importantes de toda la zona; el Castillo de Peles.

El Castillo de Peles, residencia de reyes y jefes de estado construido entre 1873 y 1914, fue en primer lugar la residencia de verano del rey Carlos I de Rumanía. Fue residencia de la familia real hasta 1948 cuando fueron conquistados por los comunistas; y desde entonces fue una de las residencias del dictador Ceausescu.

Peles queda a escasos kilómetros del centro de Sinaia, el trayecto se puede hacer dando un paseo (de unos 40 minutos desde el centro de Sinaia), o en coche aparcando en la entrada y subiendo hacia el castillo. La verdad que el castillo es uno de los más bonitos que pudimos ver en toda Transilvania, tiene un aire señorial que te teletransporta a otra época, rodeado de arboles y naturaleza, y es que el enclave donde se encuentra el castillo es idílico.

Nosotros que viajamos a Rumania en Agosto pudimos disfrutar además de un clima espectacular. Para entrar en el castillo hay dos opciones, la entrada básica, que solo visitas la planta de abajo, y otra entrada más completa que visitas la planta de abajo y la primera planta. Nosotros optamos por coger la entrada básica, ya que queríamos ver otras cosas ese día y no quisimos entretenernos más de la cuenta en la visita a Peles. La visita al interior se hace aproximadamente en una hora, nuestra guía fue en inglés, aunque te dan un folio con algunas reseñas en español para que puedas seguir al guía. Cuando salimos del castillo nos entretuvimos en hacernos fotos y más fotos en los alrededores, que son preciosos!!!

A unos metros más arriba se encuentra el Castillo de Pelisor, construido como residencia para el príncipe, es del mismo estilo que el Castillo de Peles pero más pequeño. Si ves el castillo de Peles éste castillo no tiene mucho interés, pero como está muy cerca del anterior merece la pena pasarse por delante y ver su fachada.

Castillo de Pelisor.

El día que pasamos en este pueblo comimos en uno de los sitios que encontramos en la avenida principal que corta el pueblo en dos, un sitio llamado Snow, tiene una terracita bastante grande en la cual comimos muy bien. La comida es como todo por la zona, muy contundente, basada en carne y más carne. Pedimos algunos platos que venían en la carta como recomendados y algunos postres, recomendado.

BRAN

La siguiente parada imprescindible en un viaje a Transilvania es en Bran. Pequeño pueblo de Transilvania, más pequeño que Sinaia y con mucho menos interés, sin embargo tiene uno de los monumentos más visitados y con más historia de Rumania, el Castillo de Drácula!!!

En el momento que vas llegando y adentrándote en el corazón de Rumanía, en Transilvania, vas notando que todo tiene el nombre de Drácula, las tiendas de souvenirs solo tienen a Drácula y que en todos lados solo se hace referencia a él, y cuando llegas a Bran es la cúspide del draculismo! Todo se centro en torno a la figura de ese personaje!! El castillo está en una pequeña colina y por lo tanto se ve desde varios kilómetros, y aunque no es tan bonito como el Castillo de Sinaia la verdad es que está rodeado de un aura de misterio que te atrapa.

Hay que empezar diciendo que la novela de Drácula es una novela fantástica, sin embargo está basada en un personaje que realmente si existió, Vlad Tepes, un guerrero rumano que luchó contra los turcos, y que era conocido con el sobrenombre del “empalador”, por la forma en que mataba a sus enemigos. En esa figura se basó Bram Stoker para crear su novela, y aunque este castillo se conoce como el Castillo de Drácula, realmente no se sabe exactamente si en algún momento Vlad Tepes llegó a habitar en este castillo. Aún así este castillo es una parada obligada en tu viaje! 

Interior del Castillo.

La realidad es que este Castillo fue residencia de verano de los reyes de Rumanía, más concretamente de María de Rumanía, una de las reinas más queridas por su pueblo.

Es importante que lleguéis temprano al castillo si queréis verlo con tranquilidad. Nosotros llegamos a eso de las 9 y no tuvimos problemas de ningún tipo, y pudimos ver el castillo tranquilitos y a nuestro aire, sin embargo cuando salimos la cola de la entrada era bastaaaaante larga. A los pies del castillo hay varias calles con puestos de souvenirs en los cuales darse una vuelta (y como no, comprar un recuerdo de drácula), y un pequeño museo al aire libre sobre arquitectura y artesanía de la zona, pero la verdad es que no merece mucho la pena (la entrada va a parte de la del castillo).

A parte del castillo este pueblo no tiene nada de especial, varios restaurantes, varios bares, pero nada significativo…

Vistas de Bran desde el Castillo.

Tags: Viajes Rumanía Europa Sinaia Bran Castillos

Deja tus comentarios

Publicar comentario como invitado

0

Comentarios

  • No se encontraron comentarios