Recuerda que disponemos de una sección donde damos respuesta a algunas de las preguntas o dudas que tengas!
Florida2.jpg

Everglades en bicicleta

Parece el título de una canción, pero se trata de uno de esos planes que sin llevarlo pensado, lo acabas haciendo y sale genial. Una experiencia que no sabíamos ni que se podía hacer, pero que sin duda, después de realizarla la recomendamos a todos los que nos preguntan. Ver aligators desde una bicicleta parece peligroso, y puede serlo si no sigues las recomendaciones que te dan, pero si lo haces, ¡¡¡vas a vivir una experiencia totalmente auténtica!!! 


Everglades en bicicleta:

Cuando uno piensa en el parque nacional de los Everglades, en Florida, seguro que se le viene a la cabeza esas lanchas con un enorme ventilador detrás (airboat) con las que recorrer sus humedales a toda velocidad viendo los aligátors.

Pero antes de contaros cual fue nuestra experiencia, queremos que conozcáis un poco más de este lugar. Los Everglades son un humedal subtropical situado en la zona sur de Florida. Tiene una extensión de algo más de 6.000 kilómetros cuadrados, y aunque parece mucho, hoy día solo es el 20% de la extensión original. El principal peligro y motivo por el que está desapareciendo es el aumento del nivel del mar, ya que el agua salada entra en los humedales y los contamina. Declarado patrimonio de la humanidad en 1979, los Everglades son el único lugar del mundo donde conviven juntos el cocodrilo americano y el aligátor, llamado también caimán del Missisipi.

¡¡¡Después de todo esto, como no íbamos a querer visitarlo!!! Por lo que en nuestro viaje por Florida, uno de nuestros imprescindibles era visitar el parque nacional de los Everglades , a tan solo 1 hora en coche desde Miami. Nosotros teníamos coche alquilado, por lo que no contratamos ninguna excursión previa, y decidimos que una vez estuviéramos allí veríamos con que empresa visitar el parque. Habíamos leído en muchos de vuestros post diferentes empresas para visitarlo en hidrodeslizador (airboat), y de casi todas hablabais muy bien.

Al poner en el GPS la dirección del parque, este nos llevaba hasta el centro de visitantes Shark Valley, por lo que aunque en el camino encontramos muchos puestos de empresas que nos ofrecían excursiones, decidimos ir hasta allí para preguntar cual nos recomendarían.

Cuando llegamos a la entrada del parque, había una valla con una caseta y un guarda muy simpático, en el que te cobraban por entrar. Nosotros solo pretendíamos preguntar que excursión era la más recomendada, pero pagamos y entramos, y en ese momento nos dimos cuenta que los planes no estaban saliendo como habíamos organizado. Aunque bueno, ¡¡a veces las cosas que no se organizan son las que mejor salen!!

Al entrar aparcamos y vimos un pequeño edificio, con una tienda y algunas oficinas donde alquilaban bicicletas. Allí no había hidrodeslizadores, pero nos propusieron otra alternativa para recorrer el parque. Nos comentaron que existía un camino circular de unas 15 millas (24 km), el cual te lleva a una antigua torre de observación. Y aunque no estaba en nuestros planes decidimos hacerlo.

Las bicicletas son bicis de paseo, y se circula por una pequeña carretera asfaltada sin desnivel, por lo que el paseo se hace muy agradable. Continuamente estás viendo vegetación, pájaros, humedales y aligátors!!!! Si si, salen a menudo a la carretera a tomar el sol y se ven bastantes.

Cuando alquilas las bicicletas te dan algunas recomendaciones de seguridad, en las que básicamente te dicen que no te acerques a los animales, y aunque da un poco de respeto, si no haces el tonto es totalmente seguro.

Al final del primer tramo, en el que nos paramos en varias ocasiones y pudimos ver incluso crías de Aligátor, se encuentra la antigua torre de observación, en la que se puede subir y ver gran parte de la superficie del parque. Desde allí arriba vimos tortugas, algún que otra águila, garzas y mucha mucha vegetación.

Torre de observación del parque.

Al ser un camino circular, la vuelta se hace por otro sentido. A nosotros nos hizo mucho calor, por lo que a la vuelta nos fuimos parando más de la cuenta, pero así pudimos disfrutar tranquilos de la naturaleza, sin escuchar apenas ruido y descubriendo tú mismo esos ojos que se asoman continuamente en mitad de los humedales.

Aunque con la emoción del recorrido no nos dimos cuenta, hay que saber que el alquiler de la bicicleta es de 9$ por hora, y hay una hora límite (preguntarla antes de salir con la bici). Si quieres recorrerlo entero, se echan unas 3 horas fácil, por lo que hay que estar muy atentos al reloj. También era común encontrarse a gente que hacía la ruta a pie, e incluso hay un trenecito que pasa cada cierto tiempo, por lo que podéis elegir la opción que más os guste.

Vistas del parque desde la torre de observación.

No llegamos a montar en AirBoat, pero sin duda, esta es una experiencia que recomendamos, diferente a lo que se suele hacer en la zona y con la que nosotros disfrutamos muchísimo.

Aligators a la orilla de la carretera!!!!

Tags: América Miami Viajes Estados Unidos Everglades Bicicletas

Deja tus comentarios

Publicar comentario como invitado

0

Comentarios (1)